Nuestra objetivo social: recuperar y preservar la memoria de los asesinados y represaliados en La Barranca y en toda La Rioja a raíz del golpe militar del 18 de Julio de 1936.

Cartas de presos

1.- Ángel M. B. de Badarán, desde la cárcel habilitada del Frontón Beti Jai en Logroño.

De Ángel tenemos tres cartas.

La primera es del 8 de octubre:

“Estimada esposa salud como a toda la familia, yo bien y mi hermano y lo mismo todos los del pueblo… Creo cogerías una carta de Teo (T. T.) pidiéndote la muda, le mandarás los zapatos de vestir pues está muy triste, los demás estamos más animosos. Así que no tengas pena. Cuida bien a los hijos”… acaba preguntando y dando recuerdos a los familiares “como a los demás vecinos que se los merezcan. Tu esposo que lo es. Ángel M. Besos para mis hijos”.

La segunda es del 11 de octubre.

Le recuerda a la mujer que coja los duros que se dejó en el zurrón y le da instrucciones para las labores del campo. Algo que repite en la tercera, de fecha 14 de octubre, “R. también me dirás si has sacado alguna patata, si es que no quieres ir al monte pues bajas al regadío y le mandas unas pocas a la M. y a mi hermano y también me has de decir que tal van las brevas y los caparrones. Por esta llueve mucho y bastante frío. Sin más que recuerdos para padres y hermanos y aquel que por mi pregunte”. Acaba diciendo “tener mucho ánimo”.

La noche del día siguiente les hizo falta a todos ellos:
A los 18 presos de Badarán en el Beti Jai, los sacaron a matar en la Barranca de Lardero.

 

2.- Cipriano B. Z. de Haro, desde la cárcel habilitada en la Escuela Industial de Logroño.

“Mi querida esposa e hijos: Al recibir esta carta no sé si yo en vida o muerte, os ruego me perdonéis si durante nuestro matrimonio os pude molestar en algo. Las circunstancias de la vida me trajeron a esto, no por haberme hecho acreedor a ello ¡estar seguros! Sino por malos quereres a la familia, y que en mi se cebaron. Con entera resignación lo soporté, ya que también Jesucristo sufrió por todos, y pagó culpas que tampoco había cometido. Vito, por todos los medios te ruego en mis últimos momentos no des padrastro a nuestros hijos, lucha hasta el fin por ellos, como yo en todo momento sabes he luchado por la vida y sólo para vosotros: dales buenos ejemplos, procurando siempre no dejarles a los hijos caer en el vicio, y a nuestro Chomin, hoy niño, luego hombre moldéalo para que como yo sea amante de su familia y prójimo: a ti nada he de decirte, puesto que eres modelo de esposa, eso sí, no des padrastro a nuestros hijos, vive con tus ancianos padres, que aunque viejos te ayudarán en todo que puedan, como siempre. Y nada más querida esposa e hijos, me quitan de vosotros, lo que más quiero en el mundo, para mandarme al otro, el de los olvidados para siempre. A Dios a todos, acordaos un poco de mi. Tu esposo. Cipriano. Logroño 12-9-36”.

Asesinado el 2 de diciembre en la Barranca de Lardero.

 

3.- Eran 3 hermanos. Aurelio, Emilio y Vicente P. P. de Calahorra.

El primero asesinado en Peralta (su pueblo natal), el segundo en Logroño (carretera de Pamplona) y el tercero en la Barranca.

Emilio y Vicente están juntos en el Beti Jai de Logroño.

A Vicente lo trasladan al Fuerte San Cristóbal de Pamplona. Desde allí escribe el 9 de septiembre:

“Madre qué tal el Aurelio, ¿trabaja? y el Emilio, ¿está bien?, madre no sé lo que digo estoy casi llorando de pena... y tú Carmen y Juanita qué hacéis… y tú José que a ti te sé el último de todos y no me dejaron decirte adiós y tú Pilarín majica qué haces, llorar no llores... (a ti te daré un besito cuando vaya y a todos, que será el primero…”

Vicente no sabe que su hermano Aurelio ya ha muerto y que cuando vuelve a escribir, el día 19, Emilio también ha sido asesinado:

“… vosotras Juanita y Carmen animar a madre que no pase pena, no la hagáis enfadar, cuidarla bien y vosotras también cuidaros, y tú Aurelio qué te pasa que no me escribes unas palabras en la carta y tú Julia también y todos los que podáis como Pilarín, y el José va a trabajar, bien majo, y de Emilio, está bien, todos estamos bien. Madre si es que me puede mandar dinero me lo mandan por giro postal”…, pregunta después por sus primos, “y también me dirán si ha venido la Pilar de Zaragoza o no”. Es su novia. Acaba con “recuerdos para todos los vecinos”. En la parte de atrás sigue “he recibido la medalla con los santos de Calahorra y los sellos, esto en memoria de mi cumpleaños que los cumplí el 11 de este mes los 22 años, con mucha salud llegue a otro año. Vicente. Adiós madre y hermanas, escríbame lo antes que pueda”.

Sólo llegó a cumplir cuatro días más.