Nuestra objetivo social: recuperar y preservar la memoria de los asesinados y represaliados en La Barranca y en toda La Rioja a raíz del golpe militar del 18 de Julio de 1936.

La República y el exilio, a escena

Trinchera teatral, formada por seis mujeres, presenta en la Sala Mirador ‘Trilogía republicana’, un viaje por la historia y el recuerdo de los olvidados

De izq a dcha y de posterior a anterior, las integrantes de Trinchera teatral, Ana Noguera, Susana Hornos Silvia Barona, Maday Méndez, Zaida Rico y Clara Díaz. / KIKE PARA

Seis mujeres, tres colores, tres obras y tres maletas. Las seis mujeres son seis jóvenes españolas que montaron una compañía teatral en Argentina, Trinchera teatral, y que ahora vuelven a su tierra. Los tres colores —el rojo, el amarillo y el morado— son los de la bandera republicana con los que quieren dar voz, a partir de tres obras dramatúrgicas, a los silenciados y olvidados. En las maletas cabe toda la escenografía de cada una de las obras que a partir de hoy, y de manera consecutiva cada semana, se representarán en la Sala Mirador de Madrid. Trilogía republicana, con dramaturgia y dirección de Susana Hornos y Zaida Rico, engloba los tres espectáculos, Granos de uva en el paladar, centrado en la memoria, Pinedas tejen lirios, sobre la lucha de las mujeres a lo largo de la historia, y Auroras, en el que se pone el acento en el exilio.

 

El teatro ideológico, comprometido y valiente es lo que les ha unido en busca de obras que, afirman, hagan recordar nuestra historia, despierten la memoria y rebusquen en todo aquello que nos quieren ocultar de una manera u otra. Formada por Silvia Barona (productora), Clara Díaz, Maday Méndez y Ana Noguera (actrices) y Susana Hornos y Zaida Rico (actrices y directoras), esta compañía, que se presentó ayer en Madrid con vestuario de los colores republicanos, indaga en la memoria como forma de entender nuestro presente y nuestra propia identidad. Es todo un viaje de ida y vuelta para estas mujeres que en Buenos Aires escribieron y crearon las obras que hablan de España. “Todo nació del silencio en torno a nuestra historia y nuestra memoria. Hemos rascado y levantado alfombras en nuestras propias familias para dar voz a todos aquellos que se vieron obligados a callar, que fueron silenciados durante años y años”, explica Susana Hornos, autora de los cuentos en los que están basados las dos primeras obras.

 

El germen, el disparadero de esta trilogía, comenzó con Granos de uva en el paladar, la única que se ha visto aquí el año pasado, y en la que, envuelta en el color rojo de la bandera, habla de un pasado abierto y sin cerrar, de preguntas nunca respondidas. Centrada en más ochenta años de historia de España (los que transcurren desde la Segunda República hasta la actualidad) es una representación en torno al sin sentido de la guerra y la injusticia del olvido. Esta primera obra fue el detonante de la siguiente, Pinedas tejen lirios, en homenaje a Mariana Pineda, la mujer que en 1831 fue sentenciada a garrote vil por bordar una bandera con las palabras libertad, igualdad y ley. ¿Quiénes serían las Marianas Pinedas de hoy?, es la pregunta que late detrás de este segundo espectáculo, con fondo de color amarillo, por el que van apareciendo desde una mujer maltratada hasta una montonera argentina o una joven mexicana en Ciudad Juárez. “Todas ellas, atravesadas por las mismas ganas de vivir”, advierten las dramaturgas. Finalmente, Auroras se centra en el exilio republicano desde la mirada de cuatro niños de la guerra que se vieron obligados a viajar lejos de su patria y sus familias. El color morado guía este viaje hacia países distintos, costumbres y en ocasiones idiomas diferentes, en los que el destino de estos niños cambió para siempre.

ROCÍO GARCÍA.  elpais.com